Redescubriendo quien eres – Análisis de manos

Redescubriendo quien eres – Análisis de manos

Cuando sientes, contra toda lógica, que hay algo más que necesitas expresar en tu vida – algo que puedes hacer, algo que puedes ser – pero no estás segura de qué es, genera mucha inquietud. Porque estás insatisfecha donde estás, sabiendo que su tiempo se ha acabado, pero aún no tienes la dirección clara hacia la que avanzar.

Y si la situación se alarga, la insatisfacción y la frustración crecen. Incluso puedes llegar a la rabia y la desesperación.

Yo he estado allí. Y en aquellos momentos deseaba (necesitaba!!) que alguien me “reconociera”, me cogiera de la mano y me llevara a mi lugar.

En aquel momento probé diferentes disciplinas para orientarme y conseguir la claridad que necesitaba. Algunas me ayudaron mucho, y otras me perjudicaron.

En el vídeo de hoy os explico:

  • El peligro a evitar al confiar en profesionales de disciplinas holísticas.
  • La norma básica para escoger el profesional que te ayude.
  • Qué hizo el análisis de manos por mí.
  • Porqué yo escogí el análisis de manos para incorporarlo a mi práctica.
  • Qué información tienen tus manos para ti.

El hecho es que, aunque trabajo desde el corazón y apuesto por el potencial que no se ve, soy básicamente analista y pragmática. Por eso me gusta tanto el análisis de manos. Porque no sólo te habla de tu potencial y de lo que tienes que no ves, sino que te da tu fórmula personal para sentirte profundamente bien.

Tània preguntaba en su mail qué me llevó a descubrir el análisis de manos. Y por eso el vídeo empieza con mi historia. Si no te interesa y quieres ir directa al tema avanza hasta el minuto 2.35.

 

¿Y tú?

¿Has probado alguna disciplina que te ayudara a aclarar tu camino?

¿Te has encontrado con algún profesional que te haya limitado o te haya inculcado miedo?

Comparte tu historia y tus “ajas” aquí abajo en los comentarios.

Si te ha gustado este vídeo compártelo con tus amigos!

Y ya sabes que puedes enviarme tus preguntas a info@findingnorth.net.

Por tu auténtica expresión,

Marta

 

Responder